“La información contenida en este espacio, está dirigida exclusivamente a profesional autorizado a prescribir o dispensar medicamentos. Por eso, la información contenida en este espacio, requiere formación científica específica para su correcta interpretación”
Dando a continuar, reconoce y confirma que usted es un profesional sanitario.
doctora sufriendo síndrome de burnout

Como médico, seguro que estás familiarizado con el síndrome de burnout. Y es que uno de los problemas a los que diariamente se enfrentan los sanitarios en el desempeño de su actividad profesional es el agotamiento emocional, mental y físico que causa el estrés excesivo y prolongado. Lo que se conoce como síndrome de burnout o trabajador quemado y que se traduce en pérdida del interés y la motivación laboral y, como consecuencia, genera un malestar en el trabajador sanitario que se extiende a todos los ámbitos de su vida.

¿Qué es el síndrome de burnout?

El síndrome de burnout o del trabajador quemado fue descrito por Freudenberger1 en 1974 y se considera típico de los individuos que han de permanecer en contacto directo y estresante con otras personas a causa de su trabajo. La OMS, en la última Clasificación Internacional de Enfermedades en 2019, reconoció el síndrome de burnout como un fenómeno ocupacional, y lo define como: “el resultado del estrés crónico en el lugar de trabajo que no se ha manejado con éxito”2.

Existe una gran diferencia entre el agotamiento producido tras una larga jornada laboral y la fatiga perpetua que provoca el agotamiento mental, el cual, viene acompañado de un sentimiento de ineficacia, falta de realización y poco a poco un mayor desapego del trabajo.

¿Qué diferencia el síndrome de burnout del estrés?3,4

En apariencia y por definición puede llevar a error el hecho de creer que ambos conceptos se refieren a lo mismo. Mientras que el estrés es una respuesta del organismo a estímulos como puede ser un horario o una excesiva carga de trabajo, el síndrome de burnout se define como una respuesta al estrés laboral crónico y se caracteriza por actitudes y sentimientos negativos, además de la percepción de encontrarse emocionalmente agotado.

Estar agotado significa sentirse vacío y mentalmente exhausto, desprovisto de motivación. Las personas que experimentan agotamiento a menudo no ven ninguna esperanza de un cambio positivo en su situación. El síndrome de burnout es una respuesta al estrés laboral crónico caracterizada por la tendencia a evaluar negativamente la habilidad para realizar el trabajo y para relacionarse con los demás, por la sensación de estar agotado a nivel emocional, por el desarrollo de sentimientos negativos, y de actitudes y conductas de cinismo hacia las personas destinatarias del trabajo, que son vistas de manera deshumanizada.

¿Por qué se produce el síndrome de burnout?5

  • Una de las causas principales del síndrome de burnout está relacionado con actividades laborales que vinculan al trabajador y la actividad que realiza con el contacto directo con clientes, o llevado el ámbito sanitario, con pacientes, siendo ese contacto directo, parte esencial del trabajo.
  • Los horarios excesivos, los altos niveles de exigencia, en definitiva, la sobrecarga laboral durante un periodo prolongado de tiempo hace que el trabajador se vea incapaz de realizar su trabajo en perfectas condiciones, sintiéndose más desmotivado e incapaz de encontrar oportunidades para reestablecer el equilibrio.
  • La falta de control, la incapacidad de influir en decisiones que afectan a su relación con el trabajo, o la falta de los recursos necesarios, hacen que el trabajador se sienta poco autónomo, afectando directamente a su vida laboral.

El síndrome de burnout aparece cuando se dan situaciones como las descritas y además hay una incapacidad para tolerar el estrés y la frustración que generan.

Las fases del síndrome de burnout

Existen distintas clasificaciones sobre las fases del burnout, pero la mayoría coinciden en este esquema6:FASES DEL SÍNDROME DE BURNOUT

  1. ENTUSIASMO: tras una etapa en la que se experimenta una alta satisfacción laboral, compromiso, energía, creatividad y excesiva involucración, hay una inflexión. No se reconocen los límites internos y externos, se produce un incumplimiento de expectativas y aparece la desilusión.
  2. ESTANCAMIENTO: el optimismo poco a poco se va desvaneciendo. Aparece la sensación de no ser capaz de dar una respuesta eficaz. Se empiezan a observar los primeros síntomas más comunes de estrés.
  3. APATÍA: es el núcleo del burnout donde aparece la despersonalización, la falta de interés y el agotamiento crónico. Empiezan a surgir los problemas emocionales, conductuales y físicos.
  4. AISLAMIENTO: llega la frustración crónica, el vacío, un desequilibrio importante entre el trabajo y las demás actividades que conduce al distanciamiento emocional y puede llevar a la persona a colapsar.

Cómo actuar ante el síndrome de burnout

Si bien el agotamiento puede causar problemas en el trabajo, en el hogar y en la vida en general, siempre es posible tomar medidas y avanzar hacia el bienestar. Antes de llegar a las fases más críticas, a la manifestación del síndrome de burnout, es tomar medidas. Para ello, una de las mejores técnicas que se pueden aplicar es el mindfulness. Hay estudios determinan que el entrenamiento de la atención plena reduce los niveles de agotamiento produciendo puntuaciones más bajas para el agotamiento emocional y la despersonalización y más altas para los logros personales7. Además, está demostrado que la práctica del mindfulness es beneficiosa para mantener el estrés a raya.8

Es esencial reponer la energía física y emocional, junto con la capacidad de concentración, priorizando los buenos hábitos de sueño, la nutrición, el ejercicio y las relaciones sociales. Es necesario encontrar oportunidades para limitar tareas, personas y situaciones que no son esenciales y favorecen al malestar generalizado. Y, por el contrario, aumentar la inversión en todo aquello que sea beneficioso para la salud y que haga aumentar la energía y el bienestar diario.

A veces, es necesario buscar apoyo ya sea en compañeros, amigos, o seres queridos, que pueden colaborar a mejorar la situación. Y tan importante es el comunicarlo a los más cercanos, como a un profesional. Nadie mejor para evaluar la situación y dar las mejores pautas de actuación para atenuar los efectos del síndrome de burnout.

Aunque este síndrome a menudo puede parecer insuperable y resulta imposible liberarse del agotamiento, este es una señal, no una sentencia a largo plazo. Al comprender los síntomas y las causas e implementar las estrategias necesarias, es más que factible una pronta recuperación. Sufrir un síndrome de burnout puede servir como punto de inflexión para lograr un entorno laboral más sostenible y una vida más feliz y saludable.

La pandemia y el síndrome de burnout

El síndrome de burnout es uno de los más sufridos por los profesionales de la salud, aunque hoy en día, es muy habitual que afecte a profesionales de otros ámbitos. Estudios recientes9 muestran que, con la llegada de la Covid-19, el estrés laboral de los españoles ha subido hasta el 45%, y aunque no llega al burnout, puede derivar en este síndrome si no se gestiona de forma correcta. Si nos remitimos a la profesión médica, sector especialmente sensible al estrés, la pandemia no ha hecho más que empeorar la situación.

Según un estudio10 elaborado por Medscape en 2021, el 79% de los facultativos ya sufría burnout antes de la aparición de la Covid-19. Con la llegada de la pandemia, los facultativos que más lo padecen son los intensivistas. Concretamente, más de mitad de ellos, un 51%, seguidos muy de cerca por los reumatólogos, donde uno de cada dos, manifiesta padecer un burnout.

Sabemos que el desempeño de tu actividad laboral puede conducir a situaciones de estrés crónico que pueden llevar a la manifestación del síndrome de burnout. Por eso, si sospechas que puedes padecerlo o llevas sufriendo una situación insostenible en el ámbito laboral, que se va extendiendo al resto de ámbitos de tu vida ¡pide ayuda cuanto antes! Es imprescindible para recuperar el equilibrio y disfrutar del desempeño de tu profesión y de tu vida personal y familiar, a partes iguales.

ES-RA-FIL-202107-00010

REFERENCIAS

  1. Herbert Freudenberger – Historia- Biografía (Último acceso julio 2021)  https://historia-biografia.com/herbert-freudenberger/
  2. Burnout an «occupational phenomenon»: International Classification of Diseases . World Health Organization (Último acceso julio 2021) 
  3. Síndrome de burnout y estrés laboral: Una revisión – Joffre-Velázquez VM, * Saldívar- González AH, García- Maldonado G – (Vol. 10 (2) 65-72- 2008)
  4. Estrés y burnout. Definición y prevención – Sandra Torrades – Vol. 26. Núm. 10. Páginas 104-107 (Noviembre 2007)
  5. El síndrome de burnout: síntomas, causas y medidas de atención en la empresa – CEGESTI, Éxito empresarial (Nº. 160, 2011)
  6. Fases del síndrome de burnout– Síndrome de burn out – Espacio de disfusión
  7. El efecto del entrenamiento en mindfulness sobre el síndrome de burnout en enfermería: revisión sistemática y metanálisisNora Suleiman-MartosJose L Gomez-UrquizaRaimundo Aguayo-Estremera , Guillermo A Cañadas-De La Fuente , Emilia I De La Fuente-Solana , Luis Albendín-García (Mayo 2020)
  8. Mindfulness: atención plena para acabar con el estrés – Equilibrar (marzo 2021)
  9. Síndrome del ‘burnout’: el 45% de los españoles sufre estrés laboral – Iberoeconomía ( Septiembre 2020)
  10. The Impact of Pandemic Burnout on Physicians . Medscape – (Febrero 2021)
“La información contenida en este espacio, está dirigida exclusivamente a profesional autorizado a prescribir o dispensar medicamentos. Por eso, la información contenida en este espacio, requiere formación científica específica para su correcta interpretación”
Dando a continuar, reconoce y confirma que usted es un profesional sanitario.

Categorías:

Etiquetas:

Comments are closed

Equilibrar

Suscríbete a nuestra newsletter:


Equilibrar

Descarga el informe: