relación médico-paciente

La relación médico-paciente juega un papel esencial en la práctica de la medicina1. La confianza que se establece entre ambos es indispensable para elaborar un diagnóstico fiable y abordar el tratamiento de cualquier enfermedad de la forma más adecuada. Valores y sentimientos como la fe, la esperanza, la fortaleza moral o la aceptación de la adversidad solo pueden darse si existe una relación basada en la confianza, la profesionalidad y el respeto a la dignidad y privacidad del paciente. Y por ello es una de las bases de la ética médica. Un médico que no sea capaz de establecer este tipo de relaciones con sus pacientes no estará ejerciendo su profesión de la forma adecuada.

Evolución de las relaciones médico-paciente

La realidad a la que hacen frente diariamente los médicos del sistema sanitario dista mucho de la que era hace unos años. Las nuevas tecnologías facilitan un acceso a la información por parte del paciente que a veces puede llegar a ser contraproducente, por el manejo de información inadecuada o de origen discutible o por una mala interpretación de esta, desde el desconocimiento. Pero no todo es negativo ya que el manejo de la información adecuada por parte del paciente hace que este se sienta más involucrado en su tratamiento y en una mejor adherencia al mismo. Ahora más que nunca el paciente está preparado para asimilar más información y participar activamente en el abordaje de su enfermedad.2

La situación actual de pandemia ha transformado nuestra realidad haciendo que la telemedicina tenga cada vez más peso y esto, aunque ha traído consigo ciertas ventajas y avances, también puede suponer el alejamiento en las relaciones. No es lo mismo atender a un paciente de forma presencial que vía telefónica o videollamada. E incluso en la atención presencial, con el uso de mascarillas y el establecimiento de la distancia de seguridad se ha perdido el contacto físico, que se limita a lo estrictamente necesario desde el punto de vista médico (exploración). Se ha resentido todo lo que es contacto y comunicación no verbal.3

La escucha y la empatía, básicas en la relación médico – paciente

relacion médico.paciente

Thomas Egnew, médico de familia y docente, en su artículo “7 Habilidades para mejorar la relación médico-paciente5 afirma que comprender las dolencias del paciente a través de frases como “entiendo el dolor que puede causar esto” o “comprendo que esta enfermedad puede resultar frustrante”, mejora la forma en la que los pacientes hacen frente a su enfermedad y toleran mejor los síntomas. En el caso de las consultas presenciales, la empatía se puede transmitir a través de gestos sutiles y gentiles como un apretón de manos, o un ligero toque en los hombros del paciente.

La escucha activa tiene la capacidad de aliviar tensiones, transmitir acogida, inspirar confianza, proporcionar atención e invitar a la persona a manifestar lo que realmente le preocupa.5 Es, sin duda, una de las grandes habilidades de los profesionales de la salud que, junto con la empatía, son dos pilares fundamentales en la relación médico – paciente.

 

Recomendaciones para mejorar la relación médico-paciente6,7

Mejorar la calidad de vida del paciente pasa por ver a la persona en su conjunto, y no solo como una persona con una enfermedad. Para ello la comunicación y la empatía son claves, pero también existen otras vías que mejoran esta relación y que benefician a ambas partes.

  • Enfocarse únicamente en el paciente, eliminando cualquier obstáculo que pueda interrumpir la comunicación. Incluidos pensamientos intrusivos que puedan acudir a la mente del médico como pueden ser otros casos de otros pacientes o problemas personales. Es muy importante dejar todo esto atrás y centrarse para resolver las problemáticas del paciente actual.
  • Conectar con la historia del paciente, entendiendo sus circunstancias, reconociendo sus esfuerzos y celebrando con él sus éxitos. Cada paciente es único y así debe sentirse. Es una de las premisas para que la relación fluya por el buen camino.6
  • La tecnología, así como la integración de nuevos canales de comunicación como el teléfono o el correo electrónico, favorece la involucración del paciente y permite mantener una relación más fluida y constante.
  • Las dudas o preguntas que tengan los pacientes serán respondidas desde la comprensión. Y es que puede parecer a veces que el paciente pregunta demasiado, o que pregunta cosas muy obvias. Hay que recordar que están ahí desde el desconocimiento, tratando de encontrar respuesta a lo que les pasa, y solo un médico puede darle esas respuestas.

Desarrollar estas habilidades requiere tiempo, compromiso y esfuerzo pero puede traducirse en un beneficio para las dos partes, ayudándote así a encontrar el equilibrio en la relación con tus pacientes.

ES-RA-GLPG-202106-00030

Bibliografía

  1. Qué es la relación médico-paciente y cómo debería ser en el futuro – Simbiotia (Último acceso junio 2020)
  2. Dilla T, et al. Adherencia y persistencia terapéutica: causas, consecuencias y estrategias de mejora. Elsevier. 2009;41(6):342-348
  3. Díez Manglano, vicepresidente de la SEMI, explica cómo es la nueva normalidad de Medicina Interna – Redacción Médica (Último acceso junio 2020)
  4. The Art of Medicine: Seven Skills That Promote Mastery por Thomas R. Egnew (aafp.org) (Último acceso junio 2021)
  5. La importancia de la escucha activa para los profesionales de la salud por Mariana Pedace (fcchi.org.ar ) (Último acceso junio 2021)
  6. El secreto para conectar con tu paciente: emociones que convencen por Laura Calpe (lauracalpe.com) (Último acceso junio 2021)
  7. 7 consejos para mejorar la relación Médico-Paciente en la actualidad (bog.docline.es) (Último acceso junio 2021)

 

Categorías:

Etiquetas:

Comments are closed

Equilibrar

Suscríbete a nuestra newsletter:


Equilibrar

Descarga el informe: